sábado, 27 de junio de 2009

Decisiones

Hace ya tiempo, me planteé el irme un año de Erasmus a cualquier país europeo para vivir esa experiencia que, según contaban todos, merecía tanto la pena. Me apetecía algo así, pero sabía que un año en el extranjero influiría negativamente en mis notas y peor aún, prolongaría un año más mi carrera. Ese objetivo de conseguir la nota media suficiente para poder obtener algún día un doctorado, o para facilitarme una oposición, marcaba gran parte de mis decisiones estudiantiles y por tanto, al final, deseché la idea y terminé la carrera donde la había empezado 5 años atrás.

De esa decisión me arrepiento cada día. Poco después me di cuenta que no necesitaba esa nota media que había logrado, que muchos que se habían ido la habían obtenido y que un año más estudiando no habría supuesto ningún problema, es más, esa experiencia me habría marcado para siempre.

Tambíen hace ya tiempo tuve que decidir entre prolongar una relación estable, o dejarla por alguien nuevo que había conocido. Alguien que me había descubierto un nuevo mundo, que me había abierto los ojos y que me había ayudado a comprender lo que era en realidad. Al final lo hice, esa persona por la que dejé lo que tenía es hoy mi exnovio, pero he de decir que jamás me he arrepentido de aquella decisión.

En otra ocasión tuve que decidir si prolongar hasta el máximo posible la que probablemente fue una de las experiencias de mi vida, o dejarla en lo económicamente viable para además volver y empezar un nuevo trabajo cargado de ilusiones y ganas. Decidí no arriesgar y volver. Pero justo al llegar, el trabajo se retrasó y comprendí que podía haberme quedado más tiempo donde estaba, aunque hubiese supuesto más dinero. Habría merecido la pena.

Hace bien poco tiempo, he decidido invertir una gran cantidad de dinero en continuar con una formación que teoricamente debe conducirme por el camino de lo que quiero hacer... Veremos si algún día me arrepiento, o no.

Y todo esto viene a que hoy no soy yo quien tiene que decidir, es otra persona, pero a la que le sucede lo mismo que a mí en tantas ocasiones, tiene dudas. Porque las decisiones que tomamos se basan en suposiciones, pero marcan nuestra vida de una forma u otra. Algunas decisiones no suponen un problema, no son importantes, probablemente no influyan en lo que venga después, pero otras pueden cambiarnos la vida. Otras son clave. Y aunque las tomemos pensando que son lo mejor para nosotros puede suceder que nos equivoquemos, que nos acabemos arrepintiendo... o lo contrario, que nos sintamos orgullosos de nosotros mismos y de lo que fuimos capaces de hacer. En cualquier caso nuestra vida continuará, y da igual que pensemos lo que podría haber sido porque simplemente nunca lo será. La vida es eso, decisiones.

Decidamos pues. El tiempo nos dará la razón o nos la quitará... pero igualmente habremos vivido.

7 comentarios:

Winnie0 dijo...

Tomar decisiones no es nada fácil...pero tengo la impresión de que tú haces algo estupendo y es que intentas (y aveces lo consigues) aprender de ellas...besos y feliz sábado

Chiqui dijo...

Arriésgate, que es la única forma de ganar. Y sino, siempre habrá un plan B.

Conozco ya a varios que de tener asegurados los seguros de los seguros de su vida, se aburren de su propia vida :p

bss

Reikjavik dijo...

Exacto, es mucho más divertido arriesgarse, a fin de cuentas vida sólo tenemos una y somos nosotros quienes debemos las riendas. Además las malas experiencias y las decisiones equivocadas nos sirven para espabilarnos.

Besos.

Dicon dijo...

Yo casi dejo la carrera antes de irme de Erasmus, entonces me dieron la beca e intente continuar a sabiendas de que seguramente alargaria un año más mi carrera. Así ha sido y aunque ahora este puteadisimo y la siga odiando... No me arrepiento para nada y se que quizás habria sido mas feliz estudiando otra cosa, pero estudiando esto he vivido mi mejor año. :D

Phoenix dijo...

Yo considero este como mi año de Erasmus XD ;-P

Efectivamente,las decisiones que tomamos construyen nuestro camino...y realmente muy pocos pasos son equivocados,en todo caso precipitados,retardados...pero hay pocas decisiones que puedan calificarse de realmente "malas".

Por cierto,qué personal el post,¿no? ;-P

Besoo

Anónimo dijo...

aii e encanta este post! :)
la vida esta llena de decisions,y yo,las odio jaja,siempre que tomo una me pregunto que hubiese pasado si hubiiera tomado otra dirección...pero eso,por el momento nunca lo sabré xD así que solo nos queda apechugar con las decisiones tomadas y aprender de ellas... :)


letytas xD

Adrien Evans dijo...

ex-putiyes!!!

i'm back!

:P ya puedes entrar y meterte entre mis sábanas, que están recién lavadas y ya no huelen a sexo!

besitos!!!

PD: sigo en madrid, al final no me voy a la playa esta semana, me voy a londres el viernes y vuelvo el domingo, así que si algún dia entre hoy y el jueves te apetece quedar para vernos un ratín, dímelo, oki??

LOVE YA!!!!!!

Esto ya se ha convertido en el tuenti para mí jajajaja